"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

22 febrero 2021

"Te llevaré conmigo", Niccolò Ammaniti ("Ti prendo e ti porto via")

                                                                     Valerio Adami

Se trata de una divertida novela del famoso autor italiano, escrita en 1999. La historia expresa adecuadamente el espíritu de los 90 (ligeramente 'estadounizada') y está articulada en torno a un coro de coloridos personajes, protagonizado por Graziano Biglia (un ridículo sex symbol) y el púber Pietro Moroni, depositario de todo tipo de infortunios (prototipo del bullying, uno de los temas centrales del libro)

Narrada de manera cinematográfica, la novela (de más de 400 páginas) se lee de un tirón, ya que no hay demasiados rodeos; el autor es efectivo a la hora de plantear las anécdotas, de modo que el lector desee conocer el desenlace. El tono es muy fresco y plantea situaciones cómicas todo el tiempo, a pesar de que la violencia (familiar, escolar, policial) es uno de los tensores principales de la obra. Siempre se maneja dentro del campo del realismo, sin perder en ningún momento un alto grado de comicidad, ya sea por lo que se cuenta, como por la voz del narrador, que expone graciosas alusiones. 

En lo personal, me recuerda un poco a las novelas menos absurdas de Tom Sharpe. La considero una novela para pasar el rato, ya que no aporta grandes o novedosas reflexiones. Un efectivo pasatiempo: cuadro de época y muestrario de especímenes sociales deleznables, expuestos de un modo que hace reír. Una buena lectura de viaje.  

 

18 noviembre 2020

Trilogía de "Claus y Lucas", Agota Kristof

Se trata de tres novelas cortas, que conforman un entramado sólido e impactante desde las primeras páginas. Si bien el volumen no fue pensado por su autora como trilogía  (cada una de las novelas fue publicada de manera autónoma; años 1986, 1988 y 1992, respectivamente) los textos se presentan como un bloque, dialogando entre sí de modo dinámico y sumamente rico.  

Estamos ante un conjunto de textos con una notable (diría incluso inusual) densidad que toma la simplicidad narrativa como vehículo expresivo. La narración es sumamente llana y directa, despojada. Cada uno de los textos tiene características propias, que se detallan a continuación.

                                                 Rustam Sardalov. "Misidentification"

El gran cuaderno: esta obra constituye el debut literario de la autora, con el que súbitamente ganó prestigio y reconocimiento. La novela se caracteriza por su escritura despojada, articulada en breves capítulos, que abundan en diálogos y cuentan con un remate; la mayor parte de las veces, presentan un tono que lleva lo narrado al plano de lo simbólico-poético. Este texto presenta claras influencias del lenguaje teatral. En él, asistimos a las estrategias de supervivencia de dos hermanos gemelos que son llevados por su madre a vivir con una abuela desalmada. El contexto de la acción, sin que se  nombre ningún dato histórico, es la guerra. El borrar toda referencia real eleva lo narrado al status de fábula y es allí donde radica su fuerza contestataria. Con una maestría basada en la limpidez y la precisión (escritura de bisturí en mano), los temas que se abordan son absolutamente duros (incurriendo por momentos, incluso, en aquello que podemos considerar incorrección política): el desarraigo, el desamor, la tremenda vulnerabilidad de los menores, la violencia de las instituciones del Estado, los horrores y operatorias de toda guerra. Pero también el amor y un marcado sentido de justicia tienen su lugar en el texto, siempre de una manera absolutamente original, sin caer jamás en lugares comunes. Los niños, personajes principales, se presentan como pequeños adultos (algo que se advierte en las tres novelas), recuerdan a los y las protagonistas de las fotos de Sally Mann, generando el mismo efecto de perturbación. El texto atrapa, sorprende y conmueve. Una auténtica joya. 

La prueba: este texto se enlaza de manera muy natural con la primera parte de la trilogía, a pesar de que el estilo narrativo cambia sustancialmente. El personaje principal es uno de los gemelos, ahora ya adulto. Aquí la narración propiamente dicha toma mayor fuerza, a diferencia de la primera parte, que puede leerse más como una sucesión de imágenes (muchas de ellas, relativamente autónomas). En “La prueba” se cuenta una historia atrapante, sumamente original y muy dura, no solamente por algunos pasajes de violencia explícita, sino por la veta profunda que subyace a la narración y que se va develando poco a poco. En este sentido, debemos destacar la maestría de Kristof:  es capaz de manejar los elementos de la narración de modo de atrapar al lector en su más básico interés por saber qué pasará, al mismo tiempo que se guarda ases en la manga, que dosifica de un modo realmente sorprendente. En este sentido, el final de esta obra me pareció, sin duda alguna, uno de los finales mejor logrados que leí.    

La tercera mentira: entrar en la dinámica y el corazón de este texto me costó un poco. Cuenta con raccontos temporales que me resultaron, por momentos, difíciles de seguir. En este sentido, no advierto la limpidez narrativa que caracteriza a los textos anteriores, esa arquitectura de líneas puras (no estoy segura de que estructuralmente sea consistente). Puedo decir que me pareció, si cabe, un texto “acaracolado”, es decir, con vaivenes espacio-temporales que obstaculizan el contenido de la narración (incluso, con alguna que otra repetición en el medio). Completa el cuadro el tono gris en que se instala lo contado. Los otros textos navegaban en un claroscuro, mientras que aquí se instala definitivamente una atmósfera opresiva y oscura, monótona. Lo que vuelve destacable a este texto es la forma en que dialoga con los anteriores. El juego de cajas chinas se complejiza y dilata. Entramos en un terreno farragoso también en este sentido. ¿Qué cosa es real y qué cosa es ficción dentro de la ficción? ¿Quién dice la verdad? La única certeza es el dolor y sin dudas, con el correr de las páginas, gana terreno y traspasa el libro (quizás de un modo un tanto melodramático). Por un lado, cerrar “La tercera mentira” nos puede lleva a reabrir todo lo anteriormente leído en búsqueda de revelaciones (si no de certezas, al menos de posibilidades de interpretación). Por otra parte, argumentalmente, en cierto modo “La tercera mentira” aniquila lo narrado con anterioridad, por lo cual otra opción recomendable es leerlo guardando distancia con las dos anteriores (que, en mi opinión, funcionan perfectamente como complemento). El drama humano se convierte en juego literario. Habrá quien lo festeje y quien lo padezca. O quien, como es mi caso, sepa valorar la trilogía en los diferentes estratos propuestos.   


  



23 octubre 2020

"Demian", Hermann Hesse (formato audiolibro)

Primer audiolibro que escucho. El tema de los audiolibros amerita una reflexión sobre esta forma de recepcionar una obra literaria. La dejo para otro momento.

Ya que hablar sobre esta popular obra no me parece que aporte demasiado, dejo por acá la fantástica opinión de Julio

11 octubre 2020

"El contrabajo", Patrick Suskind (formato audiolibro)

 


Monólogo teatral  (primera publicación del popular escritor) llevado adelante por un hombre de mediana edad, miembro vitalicio de la orquesta nacional alemana que, encerrado en la habitación que comparte sólo con su contrabajo, bebe cerveza mientras se desencadena la catarsis. 
El texto comienza de un modo descriptivo y frío, exponiendo consideraciones generales sobre este instrumento (las que serán muy bien recibidas por lectores familiarizados con el universo de la música clásica). Como es de esperar, avanzada la obra, el personaje se enfoca en su propia vida: las frustraciones, deseos y miedos que lo atraviesan. 
Creo que la obra no se encuentra perfectamente balanceada, ya que la introducción se vuelve larga y un tanto tediosa, ofreciendo poco desarrollo a la subjetividad del protagonista, verdadero punto fuerte de la propuesta literaria. Una vez que comienza a abrirse paso la autorreferencialidad de la voz protagonista, resulta muy bien manejado el in crecendo de su frustración, de su ira contenida. Aparecen ciertos pasajes que logran conmover: pequeños y breves destellos que, emancipándose de la pintura costumbrista, son capaces de tomar un cariz universal para gritar la soledad y la vacuidad del hombre contemporáneo. Sólo por estos momentos vale la pena la lectura del texto. 

   

02 abril 2020

"Cadáver exquisito", Agustina Bazterrica


Se trata de una novela corta que se lee de un tirón.
La acción se sitúa en un futuro cercano en el que la sociedad, luego de un virus que ha afectado a los animales, ha aceptado como natural el canibalismo, como opción para seguir siendo carnívoros. 
Para leer el texto, se debe apelar a una suspensión de la credibilidad, ya que todo lo narrado resulta realmente inverosímil. La escritura es llana, con frases cortas, directas. La novela está escrita como fábula: no se llega a a profundizar en la psicología de los personajes, por más que se vislumbre un intento de acercamiento a la psiquis de Marcos, el protagonista. La acción es dinámica, veloz, superficial. El tenor de lo narrado no escatima en detalles macabros y escenas crudas (tal como puede inferirse de acuerdo al tema elegido), de un modo que resulta chocante, efectista e, incluso, innecesario. Se elabora una crítica (ramplona) a la sociedad actual a través de la exhibición obscena de un puñado de deleznables personajes, sin que esto resulte novedoso a nivel conceptual. Por estos motivos, la factura literaria me ha resultado, en general, de principiante. 
En lo personal, destaco la crítica al consumo de carne, una cruel realidad que sobrevuela todo el texto. Sin embargo, siento que este eje (que se pretende basal en la construcción del relato) pierde fuerza y se opaca por los detalles morbosos, que terminan haciendo del texto un catálogo de imágenes horrorosas, en algunas ocasiones, muy cercanas a la parodia.  

"Los pazos de Ulloa", Emilia Pardo Bazán


Un clásico del naturalismo español con algunas escenas tremendistas bien logradas que me gustaron. El final también me gustó. No mucho más que decir, no soy una gran lectora de clásicos. 


15 febrero 2019

"Antártida", Claire Keegan

Gregory Crewdson (fotografía)

"Los relatos de Antártida, así como los de Recorre los campos azules, el segundo libro de cuentos de Claire Keegan, tienen ese aire tormentoso que ella marcó como inherente a su pueblo: “Nosotros, los irlandeses, tenemos una enorme capacidad de amargura”. Y en la narrativa de Claire Keegan Antártida es el lugar infernal por excelencia." Nina Jäger

Primer volumen de cuentos de esta afamada escritora irlandesa, premiado en diversas oportunidades.
Se trata de un volumen de quince cuentos enmarcados en el género realista. La factura es prolija, objetiva,  lineal, bastante despojada (sin interpretaciones ni digresiones del narrador). Muchos cuentos apelan a lo trágico latente, en otros la tragedia se corporiza. El estilo narrativo tiene vinculaciones con la estética de Carver, resultando muy notorio en un puñado de textos. El escenario son las tierras rurales irlandesas y el sur de los Estados Unidos. La propuesta temática es relativamente variada, pero siempre circunscripta a las familias y parejas de clase media, a dramas intimistas y al tema del fracaso (tiene mucha presencia el tema del alcohol y también hay varios cuentos donde aparece el fuego).
En la mayoría de los cuentos las tensiones son transparentes, es muy fácil identificarlas (en algunos casos, se resuelven, y en otros quedan  flotando). Desde lo personal, puedo decir que, si bien me mantuve pendiente de un hilo de interés, la apuesta temática no me ha resultado provocativa ni movilizadora: no quiebra los paradigmas de lo conocido, de tópicos ya abordados en la literatura que conocemos. 
Se ha dicho sobre el libro: "La mayoría de los relatos aborda (...) un solo asunto: la forma en la que luego de una vida de dominación y represión masculina (...) la protagonista, que suele ser la narradora, toma una decisión consciente o no, y quiebra el orden que la encierra mediante un acto, concreto o simbólico, de consecuencias impredecibles"; sin embargo, si bien hay un par de cuentos donde esta temática toma cuerpo, no creo que la cuestión de género sea un vector lo suficientemente fuerte como para definir al conjunto.
Los textos del volumen que más me han gustado son "Hombres y mujeres" (donde las diferencias e injusticias de género nos llegan a través de la vida de una preadolescente), "Suba si se anima" (la lograda y minimalista descripción de un primer encuentro entre un hombre y una mujer que sólo buscan un poco de sexo), "Hermanas" (texto en el cual se retoma la dicotomía entre hermana pródiga y hermana abnegada, con un final que resulta atractivo). 

09 diciembre 2018

"Si me necesitas, llámame", Raymond Carver

Hopper




Este volumen es el resultado del hallazgo y edición de cinco cuentos póstumos, por parte de la viuda de Carver, Tess Gallagher (interesante el prólogo). Los cuentos reflejan el universo de Carver, sin embargo no creo que presenten la misma ingeniería narrativa que caracteriza al autor, esa contundencia demoledora lograda a partir de silencios y latencias. Por este tinte de hallazgo que presenta el libro, resulta insoslayable para seguidores de Carver, pero no mucho más que eso. Se especula con que el autor no publicó en vida estos relatos por su contenido autobiográfico, aunque al leerlos no da esa impresión. 
Dice José Antonio Gurpegui (en esta reseña): "En todos los relatos encontramos una serie de constantes que se repiten obsesivamente: el alcohol, la preocupación por los hijos, los matrimonios rotos, la pesada carga del pasado... aunque no se trata necesariamente de relatos dominados por el pesimismo y la angustia que caracterizaban anteriores entregas. Ahora la tragedia se ve sutilmente matizada por un larvado optimismo que se traduce en una visión tremendamente más positiva". 
El cuento que más me gustó fue "Si me necesitas, llámame". "Vándalos" también me gustó mucho, y es el cuento que, según creo, expresa mejor el espíritu del autor, con un final que sin decir mucho, dice un montón de cosas. 

"Una casa junto al tragadero", Mariano Quirós


Excelente, original, bien narrada. Cuenta una historia y crea climas. 
Es la prueba de que un lenguaje narrativo simple, personajes bien delineados y una historia sólida bastan para lograr un artefacto literario valioso.
Un texto muy recomendable.

Aquí, una reseña de Ernesto Ayala con la que estoy de acuerdo.

12 agosto 2018

"Este es el mar", Mariana Enriquez

Pollock


Se trata de una novela corta con una apuesta temática absolutamente novedosa y osada.
Dentro de un género que quizás podría considerarse fantasía, nos encontramos con una protagonista que pertenece a otro orden de seres: especie de hadas contemporáneas (por ponerlas en alguna categoría) cuyo ámbito de acción, en distintos niveles de incidencia e importancia, es el mundo de la música de masas. En un mundo paralelo habitan las Luminosas, quienes -a través de malas artes- se han encargado en convertir en Leyenda a grandes figuras del rock. 
Si bien la historia se presenta con absoluta solidez, una vez iniciada la trama central nos encontramos con cierta vacuidad en cuanto a la historia contada. La función de Helena como artífice de la leyenda de un tal James Evans (líder de la banda Fallen) queda desdibujada y en muchas ocasiones me encontré preguntandome la lógica básica de lo narrado.  La  historia empieza a redundar, a girar sobre sí misma. Apenas si alcanzan para levantar el clima un par de escenas interesantes, muy bien delineadas si tenemos en cuenta que se trata de un género no realista. Una novela que empieza con una apuesta arriesgada  y se termina convirtiendo en un texto previsible, inofensivo, repetitivo. Al promediar la obra, tenemos la convicción de que se podría tratar perfectamente de un texto para adolescentes, lo cual no desmerece la propuesta literaria, sino que instala a la novela en otro orden de lectura. 
Me resulta interesante pensar en una versión en formato novela gráfica.

25 julio 2018

"Veladuras", María Teresa Andruetto

Se trata de un texto catalogado como novela, pero que (según mi humilde opinión) no presenta los elementos formales que permitan encasillarlo dentro de este género, no sólo por su breve extensión, sino también por la entidad de lo narrado. La anécdota es simple y el libro presenta núcleos narrativos que se repiten con el correr de las páginas. No se construye historia (es todo demasiado embrionario, un esbozo). 
Se desarrolla en primera persona la historia de una joven, hija de un norteño, que recala allí mismo para sanar su historia personal, luego de una catástrofe familiar. Está escrito como el relato que le hace la protagonista a una doctora, pero el uso de la oralidad no sólo es poco creíble (con una inclusión un tanto forzada de léxico de color local), sino también muy desparejo (digamos que el personaje habla con giros dialectales cuando se acuerda). Se advierte el esfuerzo por instalar un tono poético y desarrollar una historia familiar profunda, y obviamente el hecho de que se vean los hilos es un problema. El texto no resulta orgánico, siempre a punto de naufragar.  Insustancial, siento que, a pesar del esfuerzo por mostrarlo como intenso, le falta fuerza. Me dejó gusto a nada.
Es el segundo libro que leo de la Andruetto, y sinceramente, aún no me encontré con la joya cordobesa que tantos admiran. 

Acá pueden leer una de las tantas críticas favorables a la obra.


19 julio 2018

"El alumno", Henry James

Una novelita victoriana del célebre H. James que cuenta la relación entre un tutor y su alumno, haciendo hincapié en las características de su singular familia y sus deplorables modos de conducirse.
Si bien tiene el trazo del famoso autor y presenta alguna que otra escena conmovedora (en cuanto a los temas de la lealtad y el afecto), lamentablemente no es un texto cuya lectura me haya aportado algo significativo o haya disfrutado particularmente.















"Tres luces", Claire Keegan


"Admiro muchísimo a Chéjov, sus cuentos son muy compasivos, muy humanos; se relaciona con las personas y no las juzga. Entiende mucho la fragilidad y dureza de la vida, pero al mismo tiempo es tierno, amigable y nunca racionaliza ni explica las emociones".  Claire Keegan                                                                                                           
Se trata de la primera novela de esta celebrada cuentista irlandesa.
El texto en cuestión es muy breve (en mi opinión, es más bien un cuento largo), y de factura sencilla, lineal y despojada.
Somos testigos de la vivencias de una niña en una casa desconocida: allí la dejan temporariamente sus padres (entre indigentes y abandónicos), a cargo de un matrimonio que no tiene hijos.
Lo relatado es sumamente sencillo, sin embargo lo no dicho adquiere un peso muy notorio a lo largo del relato.
"Se ha subrayado en los relatos de Keegan el uso notable de la omisión, un recurso que para ella forma parte de la naturaleza misma del cuento, en tanto “es necesario dejar afuera la mayor parte de lo que podría decirse”. El cuento, en ese sentido, es definido por Keegan como “una disciplina de la omisión”. Aquí, la omisión tiene que ver, también, con la decisión de mantener el relato estrictamente apegado al punto de vista elegido para narrar, es decir, el punto de vista de la niña." (Reseña en Revista Ñ)
En lo personal, me causó una marcada tensión convertirme en testigo de las vivencias de una niña en la casa de unos completos extraños; a lo largo del texto se puede vivenciar el estado de vulnerabilidad al que están expuestos los y las menores. Por esta presencia de lo latente ominoso, lo leí todo el tiempo con el aliento cortado (aunque en verdad no estoy segura de que estos aspectos formen parte del efecto de lectura buscado). A pesar de estas sensaciones de lectura, no es un texto que me haya encandilado particularmente. Lo recomiendo para que cada lector/a pueda ver qué le pasa frente a él.

J.P. Rooney

04 julio 2018

"La mujer en la luna", Milena Agus

Louis le Brocquy

Se trata de una novela breve escrita desde el punto de vista de una joven que evoca la vida de su abuela a través de sus escritos y de los recuerdos que tiene de ella. La abuela del relato es una mujer que rápidamente conquista al lector: una bella poeta reprimida con inconmensurables ansias de amar y ser amada, con lo cual se gana el estigma de loca. Casada tardíamente por compromiso, conoce luego a un hombre que cumple todas sus expectativas amorosas y queda el resto de su vida prendida a esta historia efímera. Su nieta es la que lleva adelante el relato, que se desarrolla íntegramente en forma de racconto. Toda la obra está atravesada por el drama de la Segunda Guerra Mundial. 
La médula de la historia es sumamente atractiva, pero la forma elegida para llevarla adelante me pareció ligeramente confusa y demasiado distanciada de lo narrado, como si estuviéramos todo el tiempo leyendo el resumen de una novela. La operatoria de ir develando paulatinamente lo acontecido me pareció acertada, sin embargo, hay algo en la estructura general que me hizo percibirla como desmembrada y somera.
De todos modos, es una novela muy famosa, traducida a muchos idiomas, a la que está bueno  acercarse para empaparse del universo de esta escritora.
En este libro se inspiró la película "Un momento de amor" (Nicole García, 2016).



27 junio 2018

"Cielos de Córdoba", Federico Falco


Se trata de una novelita corta, mínima podríamos decir.
Un texto de iniciación.
El protagonista es Tino, de 12 años.
Su madre está internada en un hospital, su padre regentea un museo de ovnilogía en las sierras. Y el joven Tino se maneja de manera autónoma entre estos dos espacios, relacionándose con distintos personajes dentro del hospital (donde se encuentra como pez en el agua) y con un amiguito de la escuela, con quien transita las primeras experiencias sexuales.
El texto está escrito de manera sencilla, despojada, con un estilo narrativo que, por momentos, presenta una acumulación de verbos un poco molesta: escritura que no se quiere detener en detalles y avanza de acción en acción con un leve efecto de saturación en la lectura. Tampoco se logra del todo el crear climas a partir de lo no dicho, de la presencia de objetos y escenarios o de la sugerencia (algo a lo que parece apostar, pero que no termina de cuajar). Las escenas, limpias y despojadas, en general no terminan de ser contundentes.
En cuanto al contenido (excepto un pasaje bastante turbador muy bien logrado), no encontré novedades conceptuales sobre el tema "joven descubre el mundo". 
Una propuesta sencilla que se lee de un tirón. No colmó mis expectativas con el autor ya que, además de presentar estos aspectos narrativos señalados, no logró asombrarme ni conmoverme de manera particular en cuanto a su contenido. Lamentablemente, no considero que vaya mucho más allá de la típica novela alabada por conocidos y amigos del mundo literario, pero que no logra destacarse por fuerza propia.

08 junio 2018

"La imperfección del amor" ("La contessa di Ricotta"), Milena Agus


Marco Desogus, "Dentro Castello" (citado por la autora en los agradecimientos)

Se trata de una novela breve situada en un desvencijado palacete sardo, en la actualidad. Allí viven tres hermanas, cada una con marcadas características personales: la rígida Noemí, la sensual Maddalena (deseosa de ser madre) y la "condesa de ricota" del título original, un ser sensible y vulnerable que tiene un hijito muy particular. También está presente la gobernanta, que cumple un poco el rol de madre de las mujeres protagonistas. Las acompaña un coro de coloridos personajes masculinos que completan una trama donde el principal elemento es el amor romántico; desde ya, hay que señalar que las coordenadas planteadas son tradicionales. En cuanto al carácter de los/as personajes, cada uno/a exhibe conductas que nos pueden llegar a hacer empatizar con uno/a u otro/a.
La novela me pareció una delicia que disfruté de principio a fin. Narrada con un delicado tono humorístico y una fina poesía (en un registro que roza lo naif), se nos coloca como testigos de las aventuras y desventuras de estas mujeres. Todo el tiempo están pasando cosas que coquetean con lo trágico, pero que finalmente se inclinan por lo vital, en el más estricto sentido de la palabra. En lo personal, me trajo muchas reminiscencias a los pasajes románticos de García Márquez.
Milena Agus es una escritora que no conocía y que me pareció capaz de generar un momento distendido y placentero de lectura.
El único punto en contra de la presente obra es la traducción (incluso la elección del título), que no me pareció cuidada del todo.

07 junio 2018

"Dark", Edgardo Cozarinsky

Horacio Coppola

Se trata de una novela de iniciación (retroactiva, ya que el personaje la recrea desde su adultez de escritor). Tiene un comienzo un poco entreverado, plagado de cultismos, lo cual supone un escollo antes de internarnos en la historia central; ésta goza de gran simplicidad (demasiada para mi gusto) y se desarrolla de manera lineal. 
Situada en la Buenos Aires de los '50, aborda la dudosa complicidad que se establece entre Víctor, un jovencito de trece años, y Andrés, un adulto de conducta enigmática que lo lleva a internarse en ámbitos nocturnos que, naturalmente, le son desconocidos. La narración se apoya en una sucesión rápida de escenas con coloridos personajes, con algo de costumbrismo y alguna que otra referencia a la Historia nacional. Trama demasiado veloz, demasiado superficial. La prosa es prolija, con un puñado de intentos de profundidad que, en mi opinión, no se logran del todo, ya que no se deja espacio a lo sugerente. En todo caso, las explicaciones del narrador achatan la tensión que se va creando por la inusual relación entre ambos personajes.
Es la primera obra que leo de este autor, la he visto recomendada por escritores y me sentí seducida por el título, pero no me deparó sorpresas ni grandes revelaciones, llegué incluso a advertir cierto aire demodé en la propuesta literaria.

Creo que tanto Víctor como Andrés tienen algo de mí aunque no me reflejan. En mi adolescencia no tuve, ay, un Virgilio que me guiara. Lo que exploré lo hice solo, a los tropezones en mi propio walk on the wild side. Con los años, siento que tal vez haya hecho de Andrés con alguna escritora joven. En todo caso, no se trata de novelar mi vida, detesto el concepto de autoficción que tanto éxito ha tenido en la crítica. Para mí, el pasado puede ser tanto un recuerdo personal o un recorte de un diario viejo; es una reserva ecológica donde encuentro material para elaborar una ficción”. 
Palabras del autor en la reseña de "Los Inrockuptibles"

31 mayo 2018

"Romance de la negra rubia", Gabriela Cabezón Cámara

Se trata de un texto que presenta una interesante apuesta discursiva, ya que está llevado adelante por una voz personal, desfachatada y con ribetes poéticos, tal como se consigna recurrentemente al hablar de esta autora. Narración en primera persona que pertenece a Gabi, una artista devenida líder social tras el intento de desalojo del edificio donde vive junto a sus pares. En el acto de prenderse fuego a lo bonzo se inicia su ascenso artístico, social, mediático. Tiene particular relevancia en todo el texto su historia de amor con la alemana Elena. 
El estilo general me trajo reminiscencias de Incardona y su campito. Ese tono narrativo que hace un rejunte de "lo popular" y "lo culto" me hizo acordar a algunos de los textos noventosos de los chicos de la UBA (un canchero argento-beat), me hizo acordar a Eloísa Cartonera. 
Considero que lo atractivo del texto se agota en esta instancia (superficial) del enunciar, ya lo que lo narrativo propiamente dicho no se sostiene. No hay construcción de personajes ni de historia: todo lo contado se limita a una extensa anécdota de tono absurdo, como si se tratara del resumen de otro texto (así de rápido va la voz narradora por sobre los hechos). Apenas nos internamos un poco más en la historia de amor, pero ésta resulta igualmente superficial en cuanto al planteo narrativo. No hay absolutamente ninguna profundidad ni tensión narrativa a lo largo de todo el texto. La estructura global resulta redundante (ya sabemos todo lo que va a suceder desde el minuto uno). En cuanto a los temas abordados, tampoco hay ningún elemento que asombre, movilice o suponga un aporte en relación a la literatura actual.
En lo personal, considero al texto un acto de rebeldía no logrado. No sé si recomendarla a los curiosos, o no recomendarla. Digamos que si la pueden sacar de una bibioteca, vayan a por ella; pero si la tienen que comprar, mejor busquen otra opción. 






Críticas amigables, por aquí:


29 mayo 2018

"La señorita Elsa", Arthur Schnitzler

Un clásico imperdible.
Monólogo interior intensísimo, escrito en 1924, en el que nos adentramos en la cabeza de una joven colocada entre la espada y la pared a causa de su familia. Todo el texto abarca unas pocas horas en la vida de la joven Elsa, quien debe decidir cómo conducirse ante los requerimientos de un vizconde, de modo de salvar el honor de su hipócrita padre. La protagonista se debate entre la posibilidad de arrojarse a una vida en la que vender su cuerpo al mejor postor sea una salida posible, y la liberación del suicidio. Situada en San Martino (Italia), en la preguerra, la novela ofrece un cuadro de época impecable, además de asombrar con el juego literario elegido para llevar adelante el tema. Si bien por momentos  me pareció un poco redundante y demasiado enfático el tono, la obra resulta un artilugio admirable, con el cual un/a lector/a actual puede disfrutar plenamente. Un tobogán intimista, la radiografía de una crisis a la que tenemos el honor de poder asistir en primera fila.
Se trata de un texto que podemos leer desde la actualidad como un perfecto ejemplo de las cuestiones de género que nos han afectado históricamente.
Se  han realizado versiones teatrales y cinematográficas de esta obra, entre las que se destaca la versión en cine mudo: "Fräulein Else" de Paul Czinner (Alemania, 1929).
También resulta interesante la versión en novela gráfica de Manuele Fior, "La señorita Else" (2011).




23 mayo 2018

"La comemadre", Roque Larraquy

La pregunta es: ¿por dónde empezar a hablar de una novela que es absolutamente novedosa y original?
Primero y principal, tengo que decir que me ha dejado fascinada.
Se trata de una opera prima, además. Imposible pensar que un escritor (Larroquy: Buenos Aires, 1975) pudiera empezar mejor.
El texto se estructura en dos partes, en apariencia bastante disímiles, pero unidas por la misma tensión entre perturbación e ironía (combinación sumamente disfrutable). 
La extensa primera parte nos sitúa en el hospital Temperley, en 1907. Creando una atmósfera bastante atemporal, se nos presenta a un grupo de médicos que están inmersos en un descabellado proyecto: pretender acceder a información de la mente humana más allá de los límites de la vida. 
Con un tono de fina comicidad o de grueso humor negro (que se acrecienta en la segunda parte, virando hasta prácticamente el absurdo) el texto se presenta como el diario/documento escrito por Quintana, el más lúcido de esos médicos. Si bien el coro de personajes es masculino (recordándome por momentos a alguna novela de Marechal y algo también a Bioy en cuanto al clima creado), se destaca la figura de la pétrea jefa de enfermeras, que tiene un rol primordial en cuanto a las relaciones de poder de ese grupo.
Ya en la segunda parte, el texto también está escrito en primera persona: las notas que le envía un artista vanguardista a quien está escribiendo una tesis sobre él. Esta parte, contemporánea, abunda en guiños sobre el arte conceptual.
Toda la novela es absolutamente atractiva; Larroquy se calza a la perfección el rol de maestro de ceremonias narrativo: te engancha y no te suelta, de principio a fin, ofreciendo una narración relajada, ágil y a la vez de una inusitada densidad. El texto tiene resonancias que quedan flotando más allá de la lectura: promueve simpatías, asociaciones, reflexiones, genera sensaciones. En definitiva, cumple con todo aquello que nos hace amar el acto de leer. Encantada de haber llegado a ella, por pura casualidad.


Reseña que incluye entrevista al autor, en Página/12