"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

21 noviembre 2011

"El tigre de Tracy", Saroyan



Con una extensión muy breve que araña el formato de nouvelle, esta dinámica pieza literaria cuenta la historia de un muchacho singular, Tracy, y de lo que vive en Nueva York con su aún más singular tigre. De una manera ágil y cómica, coqueteando con el absurdo, la historia se desarrolla a ritmo parejo y se lee de un tirón.
Varios y muy buenos diálogos, personajes que son un acierto (como el psiquiatra Pingitzer) y un tono narrativo franco. Si bien está la intención de hablar sobre temáticas profundas como el amor o la cordura, lo interesante de la obra es que le escapa por muchas cabezas a la sensiblería y al didactismo. Incluso la construcción argumental, de raíz poética, esquiva de modo muy inteligente la metáfora llana y directa.
Una obrita preciosa que sorprende a cada vuelta de página y que, una vez terminada, es capaz de dejar al lector con una amplia sonrisa.

1 comentario:

Ofelia dijo...

No puedes decir algo sobre un libro en dos párrafos. Eso solo muestra una insuficiente lectura.