"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

23 noviembre 2011

"Recuerdos de un callejón sin salida", Yoshimoto



En este volumen de cuentos nos encontramos con una Yoshimoto sin la esencia Yoshimoto. Porque si bien las seis historias mantienen elementos que caracterizan su obra (personajes jóvenes solitarios y melancólicos, la cocina, la nostalgia, la simpleza narrativa), las historias tienden a la repetición, carecen de impacto, y en algunos momentos se vuelven irremediablemente cursis. En este sentido (y más que nada por la voz narradora que no se cansa de reiterar la moraleja), el cuento que le da el título a la obra resulta prácticamente insufrible.
La frescura de obras como Tsugumi o Kitchen está completamente ausente. Destaco algunos (pocos) momentos de cristalización de la tristeza que presentan cierto brillo. Aunque mayormente encontré una Yoshimoto edulcorada, lavada, demasiado encabalgada en la fórmula que la hizo famosa sin poder ni siquiera autoplagiarse.
No digo que los cuentos del volumen sean llanamente malos, sino que están más cerca del tipo de literatura que te lleva de la mano (¿comercial?) que de aquella que sorprende y fascina al lector. Recomendable para esos lectores simples y naifs.

No hay comentarios: