"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

14 septiembre 2015

"El viento que arrasa", Selva Almada

Jasmine Worth
"Siempre me gustaron las historias pequeñas (..) y con el foco puesto en lo climático, en lo elidido, en lo que nunca termina de ser dicho en el relato y que, en todo caso, el lector debe completar".   S.A.


La primera novela que publicó esta autora entrerriana nos toma desde la primera página. Se trata de un texto simple y llano pero cautivante, con un ritmo parejo, que no suelta nunca al lector.
La historia es sencilla: a un pastor protestante que viaja por el interior del Chaco con su hija adolescente se le queda el auto en medio de la ruta. El rudo y racional mecánico -que también vive con un adolescente- será el contrapunto del Pastor Pearson. 
La novela -organizada en 23 breves capítulos- incluye flashbacks que nos sitúan en la realidad de cada personaje  y un par de discursos del pastor. Toda la acción no llega a un día. El escenario es la desolación, el calor, unos cuantos perros, los caminos que se extienden bajo el sol. 
El texto tiene una fuerza sorprendente para situarnos donde nos tiene que situar: estamos ahí, pegados a los personajes, viviendo todo de cerca. 
En lo personal, lo que me mantuvo atada a la novela fue principalmente la tensión por saber cómo iba a resolver la autora su tesis frente al tema de la religión -eje del texto-. Si bien para Almada -según lo expresado en diversas entrevistas- parece ser un tema secundario o menor, no deja de ser el centro ideológico del texto. ¿Es esta novela impecable una crítica a las religiones o una apología? Sólo al final podremos saberlo. Y habrá incluso a quienes no les interese este punto o no les parezca tan relevante como a mí.
Una excelente novela de una narrativa argentina que por fin es nueva.

2 comentarios:

nova dijo...

Me gustó. Me hace preguntar adónde está Dios?, en la mente de este pastor fortuito que vive de su arenga, casi inocente, donde la única verdad reside en su Cristo, o en la simpleza común y generosa de un hombre que no pide nada a la vida y que sabe que se le está yendo de a poco?
Qué esconde el pastor en el abandono sin piedad de la madre de Leni, y hasta cuando Leni seguirá a su padre? Dos posturas enfrentadas en una brutal pelea por el futuro de un chango sin futuro...
Total verosimilitud de personajes, realidades regionales-conozco Entre Ríos y su gente- necesidades diferentes, descripciones precisas... Esos libros que quedan, que dejan huella.

Lilian B. dijo...

Muy bueno tu aporte!! Gracias por dejar tus comentarios!