"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

05 octubre 2009

"Buscadores de oro", de Guillermo Orsi

Se sabe que la novela policial negra -o thriller- tiene sus propios códigos, sus propias reglas. En mi opinión, las estrategias narrativas están desde el inicio limitadas al tener un tema bien delimitado (que no se puede eludir) y un público amplio. Esta novela del autor argentino Orsi - que es más conocido en España que aquí- respeta los códigos del género: un investigador improvisado que recibe los ataques y los besos que todo protagonista de novela negra tiene que recibir, una historia desarrollada en uno de los escenarios posibles de este tipo de novelas: un pueblo perdido en la llanura pampeana, una oscura organización amenazante, los aliados de turno (en este caso, le otorgan mucho colorido a la historia) y el misterio por resolver. A los lectores del género supongo que la novela les conformará. En lo personal, le veo algunas fallas importantes. Primero y principal: el narrador. Se trata de una primera persona (que por momentos logra conmover con comentarios sobre el paso del tiempo o la amistad) un poco inverosímil discursivamente hablando porque tiene expresiones muy cultas y, a la par, modismos del léxico argentino que están puestos forzadamente (de hecho, antes de mediar la novela se van apagando hasta desaparecer) y que en la edición española requieren de un glosario. Asimismo, la mayoría de los parlamentos de los diálogos resultan elevados y poco creíbles en cuanto contenido y forma (un pecado que es tremendamente usual en la narrativa). Si bien la novela está salpicada de pequeñas inverosimilitudes, lo peor de todo está en la tercera parte, donde el eje de la trama cambia rotundamente (hasta ahí venía prolijo, dinámico y ajustado al tipo de texto) y nos encontramos con un desenlace descabellado, más cerca de la ciencia-ficción que del propio género.
También se le podrían hacer correcciones a nivel trama, pero sería ponerse demasiado exigente en relación a lo que debe ser una novela negra: un entretenimiento ameno, sencillo y de amplio espectro. Y en este sentido, creo que la novela cumple.

La otra crítica, acá.

4 comentarios:

Guillermo dijo...

Amo los comentarios indulgentes que celebran y contemplan mi incapacidad para el uso del lenguaje. Escribo para ganar dinero, pero no lo logro, porque mis tramas adquieren finalmente tonos y cursos descabellados. Quisiera ir a un taller de escritura que tú/vos dictes/dictés, con glosario incluido, para empezar una carrera literaria de una vez por todas, ya que llevo 40 años y varios premios literarios y falsas medallas de la crítica intentándolo. Por suerte, existen lectores mucho menos dotados que tú/vos, capaces de disfrutar -por cierto que prmitivamente- con la lectura de mis rudimentarios e inverosímiles escritos.

Lilian B. dijo...

Como sea, un honor su visita!
Desde Rosario,
Lilian

Anónimo dijo...

A ver... tu comentario no dice absolutamente nada, no informa sobre el contenido de la obra en relación a los significados que puedas haber hallado, es simple.. no los hallas porque eres una mala lectora. He observado tus comentarios sobre grandes escritores argentinos y no tienes ni la menor idea de lo que hablas... solo dices diálogos mal escritos, bla bla bla. Tus criticas deben ser interesantes, más si son negativas como estilas. Pero te recomiendo algo encarecidamente antes de opinar "al boleo", debes realizar un curso de lectura urgente!! por tu bien. Mientras tanto los escritores difamados en tu espacio siguen ganando dinero y premios, no te muestres tan resentida... se nota.

Anónimo dijo...

no me interesa que apruebes el comentario... es para ti, para que lo meditas mientras en las noches desoladas te carcomes sin poder escribir como los grandes que criticas y solo puedes limitarte a su lectura, al menos disfrutalos reina