"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

08 junio 2018

"La imperfección del amor" ("La contessa di Ricotta"), Milena Agus


Marco Desogus, "Dentro Castello" (citado por la autora en los agradecimientos)

Se trata de una novela breve situada en un desvencijado palacete sardo, en la actualidad. Allí viven tres hermanas, cada una con marcadas características personales: la rígida Noemí, la sensual Maddalena (deseosa de ser madre) y la "condesa de ricota" del título original, un ser sensible y vulnerable que tiene un hijito muy particular. También está presente la gobernanta, que cumple un poco el rol de madre de las mujeres protagonistas. Las acompaña un coro de coloridos personajes masculinos que completan una trama donde el principal elemento es el amor romántico; desde ya, hay que señalar que las coordenadas planteadas son tradicionales. En cuanto al carácter de los/as personajes, cada uno/a exhibe conductas que nos pueden llegar a hacer empatizar con uno/a u otro/a.
La novela me pareció una delicia que disfruté de principio a fin. Narrada con un delicado tono humorístico y una fina poesía (en un registro que roza lo naif), se nos coloca como testigos de las aventuras y desventuras de estas mujeres. Todo el tiempo están pasando cosas que coquetean con lo trágico, pero que finalmente se inclinan por lo vital, en el más estricto sentido de la palabra. En lo personal, me trajo muchas reminiscencias a los pasajes románticos de García Márquez.
Milena Agus es una escritora que no conocía y que me pareció capaz de generar un momento distendido y placentero de lectura.
El único punto en contra de la presente obra es la traducción (incluso la elección del título), que no me pareció cuidada del todo.

No hay comentarios: