"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

31 mayo 2018

"Romance de la negra rubia", Gabriela Cabezón Cámara

Se trata de un texto que presenta una interesante apuesta discursiva, ya que está llevado a cabo con una voz distinguible, personal, desfachatada y con ribetes poéticos, tal como se consigna recurrentemente al hablar de esta autora. Narración en primera persona que pertenece a Gabi, una artista devenida en líder social tras el intento de desalojo del edificio donde vivía junto a sus pares. En el acto de prenderse fuego a lo bonzo se inicia su ascenso artístico, social, mediático. En la historia toma particular relevancia su amor con la alemana Elena.
El cariz de lo narrado me hizo acordar mucho a Incardona y su campito. El tono mezcla lo popular y "lo culto" en una mezcla argento-beat que me hizo acordar a algunos de los textos noventosos de los chicos de la UBA.
Considero que lo atractivo del texto se agota en esta instancia superficial del enunciar, ya lo que lo narrativo propiamente dicho no se sostiene. No hay construcción de personajes ni de historia: todo lo contado se limita a una extensa anécdota de tono absurdo, como si se tratara del resumen de otro texto (así de rápido va la voz narradora por sobre los hechos). Apenas nos internamos un poco más en la historia de amor, pero ésta resulta igualmente superficial en cuanto al planteo narrativo. No hay absolutamente ninguna profundidad ni tensión narrativa a lo largo de todo el texto. La estructura global resulta redundante (ya sabemos todo lo que va a suceder desde el minuto uno). En cuanto a los temas abordados, tampoco hay ningún elemento que asombre, movilice o suponga un aporte en relación a la literatura actual.
En lo personal, considero al texto un acto de rebeldía no logrado.






Críticas amigables, por aquí:


No hay comentarios: