"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

29 julio 2015

"Un secreto", Philippe Grimbert

Marc Chagall: "La caída del ángel"

De completa casualidad -y casi sin leer la contratapa, algo de lo que me alegro- llegué a la segunda novela de este  psicoanalista francés nacido en 1948. 
Se trata de un texto conciso, escrito en cinco capítulos y con apartados breves, utilizando un lenguaje preciso que vehiculiza muy bien lo conmovedor de la historia. Ésta se cuenta a modo de fábula, no hay detalles que demoren el acto de relatar la serie de hechos tal como fueron vividos, escuchados o imaginados por el protagonista. 
La novela está escrita en primera persona y pertenece a un hombre que nos cuenta cómo fue su infancia, cuando era un niño frágil que tenía como amigo imaginario a un hermano mayor. Los años van pasando y su estrecha relación con su vecina -la sra. Louise- hace que, de un día para otro, se abra una puerta que toda la familia se empeñó en mantener cerrada. 
Me pareció un libro delicado, en el que es posible conjugar la ternura, el amor y el horror. En este equilibrio reside la capacidad de conmover del libro. El marco de esta historia -basada en hechos reales de la propia vida del escritor- es el nazismo, pero la novela carece de golpes bajos. Si hace llorar, es más bien por la forma clara, intimista y hasta inocente en que están narrados los hechos más incomprensibles. Intimamente entrelazada con los sucesos históricos, no deja de ser una historia de amor, una historia familiar y de búsqueda. 
Considero a este texto muy valioso para abordar cuestiones que trabaja la Psicogenealogía: lo relativo a los secretos dentro del árbol familiar queda retratado de manera magnífica.

Un texto cargado de humanidad, muy recomendable. 

Detalle de "La guerra", de Chagall

No hay comentarios: