"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

07 marzo 2015

"Los años de peregrinación del chico sin color", Haruki Murakami

Se trata de una novela amena y amigable con el lector, para pasar el rato.
La primera parte me resultó redundante y con un tema que no llegaba a parecerme tan profundo como parecía resultarle al narrador, incluso me pareció que algunas partes -como el relato contado por el amigo de facultad- no encajaban a nivel argumental y parecían estar puestas de relleno. Sin embargo, con el correr de las páginas me fui amigando con la lectura y hubo momentos en que hasta sentí curiosidad por saber qué sucedería. 
Todo empieza cuando un treintañero de vida vacía conoce a una mujer que, como condición para establecer una relación seria con él, lo obliga a desatar los nudos oscuros de su pasado; en especial, ese hecho que sucedió a finales del colegio secundario y que lo marcaría tan profundamente.
Como casi siempre, Murakami toma personajes y problemáticas adolescentes (y lo hace con un tono ligeramente pretencioso, como si estuviera ofreciendo mucho más de lo que ofrece).  Es por esto que la primera parte -anclada en ese momento púber de la vida del protagonista- gira siempre sobre lo mismo, aburre y no propone nada. La novela se pone más interesante cuando el personaje -ya adulto- hace algunos viajes para encontrarse con aquellos con quienes tiene cuentas que saldar. Acá la novela cobra color y un poco más de sentido. Por suerte, comprende la mayor parte de las 320 páginas que trae el libro.
Una novela para leer si te la regalan o prestan, para un viaje o unos días en la playa.

Munch: "Separación"

No hay comentarios: