"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

03 diciembre 2014

"Un niño prodigio", Irene Nemirovsky

Se trata de un brevísima fábula situada en Rusia, basada en la historia de un niño judío capaz de hacer llorar a los rudos personajes del puerto con su poesía y su música. La historia de Ismael transita por distintos espacios y climas, pero siempre con un tono de cuento de hadas y con afilado buen gusto (me hizo acordar a los cuentos de Oscar Wilde). Muy recomendable. 

Manuel Peláez

No hay comentarios: