"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

01 noviembre 2014

"Grace, Tamar y el divino Laszlo", Deborah Kay Davies


"Malabares femeninos": Alejandro Arrepol (Chile)

Este libro es una de esas piezas literarias que andan por la biblioteca sin demasiada publicidad y cuya lectura supone todo un hallazgo. 
Se trata de una serie de relatos autónomos, pero protagonizados por los mismos personajes y narrados con el mismo tono, lo cual da como resultado una suerte de novela. Las protagonistas son Grace y Tamar (Laszlo no sé por qué aparece en el título ya que sólo aparece en un relato). Ellas son hermanas de caracteres a veces diferentes, a veces muy similares. Sin duda, y como sucede siempre, el ambiente familiar signa la forma de ser de estas chicas (a las que acompañamos en flashes de su infancia, adolescencia y vida adulta): un padre ausente y rígido y una madre descuidada y un poco maligna o loca. Todo el texto bordea lo disfuncional, lo trágico latente, lo más profundo de las relaciones con los demás. Las historias son amenas, precisas, están muy bien narradas. 
En la contratapa, una tal  Suzy Ceulan Hughes nos dice que el texto "es por momentos emocionante, hilarante o terrible, y muchas veces logra ser las tres cosas a la vez". Definitivamente, esa es una definición que le calza como guante, lo cual no es un logro menor. 
Me gustó mucho. 

No hay comentarios: