"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

20 septiembre 2014

"Los cretinos", Roald Dahl



Se trata de una novelita, editada como infanto-juvenil. En mi opinión, dista bastante de serlo, o será que me gana el prurito conservador o será que no entiendo bien lo que puede llegar a disfrutar un niño. Para los más grandes, sin duda es una experiencia interesante.
Se trata, como lo dice el título, de un matrimonio ultra desagradable (los detalles de la presentación no tienen desperdicio, incluso alguna que otra reflexión me pareció encantadora). El cretinismo de estos dos no tiene límites, tanto para con su cónyuge como para el resto de los seres (en este caso, pájaros y monos). La novelita incluye dibujos que complementan lo narrado. Si bien la idea del resarcimiento por los malos tratos sufridos es universal y siempre bienvenido, las crueldades que hacen el Sr. y la Sra. Cretino hasta ese momento me parecieron excesivas en cuanto al tenor (no siempre parejo, porque algunas cretinadas sí son cómicas). No es que me asuste, sino que no me parecieron lo suficientemente divertidas o frescas, había en el texto un tufillo que (sin poderlo definir a ciencia cierta) no me gustó. Habrá que ver qué le pasa a cada uno con el texto.

Me gustó cómo lo vieron en Imaginaria.

No hay comentarios: