"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

28 agosto 2014

"La sonrisa de Angelica", Andrea Camilleri

Se trata de la primera novela que leo de este famoso escritor italiano que tantos seguidores tiene dentro y fuera de su país.
El policial está situado en la imaginaria ciudad de Vigatà y la investigación es llevada a cabo por el comisario Montalbano, personaje fetiche del autor. En esta historia, estamos frente a unos prolijos robos realizados en las residencias de los más pudientes vecinos de la localidad. Tal como lo adelanta el título, tiene un lugar de gran importancia dentro de la trama la presencia de la bella, bellísima Angélica. A su vez, la colorida novela hace alusiones a las relaciones de pareja, a la atracción y el deseo. Se trata de un texto que nunca pierde los guiños humorísticos.
Aún cuando no tuviera grandes expectativas, debo decir que, a nivel policial, la novela  me pareció malísima. Presenta detalles y vueltas en la trama desprolijos, deja cabos sueltos, resulta muy poco consistente. Si bien en cuanto a los aspectos narrativos la novela es fresca, amena, cómica, coherente y con buen ritmo, lo relativo al engranaje policial hace agua por todas partes. Es una escritura para pasar un buen rato, y no mucho más. Será buena o mala dependiendo de lo que uno esté buscando.

El Montalbano que hace suspirar a las lectoras devenidas seguidoras de la serie italiana

YAPA: la estilizada versión televisiva de los ya de por sí estilizados textos policiales de Camilleri.

No hay comentarios: