"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

22 marzo 2014

"El club de las necrológicas", Marcelo Birmajer

-¿Cree en la literatura inteligente?
-Es la literatura de Borges. Por sobre todas las cosas, yo lo defino como el más inteligente de todos nosotros. En mi caso, yo formo parte del mundo del entretenimiento.
Entrevista a Marcelo Birmajer

Se trata de una novela que trata de anclarse en el mundo sefardí porteño y en una historia de amor, pasando por una de las épocas más espesas de la historia argentina, por la pesquisa policial de un escritor, por el sensualismo, por el costumbrismo y hasta por el humor. Birmajer en este texto intenta pasar por tantas cosas que el resultado es un pastiche, no del todo intragable, ya que su mayor interés reside en el engache que genera a partir de lo siguiente: hasta dónde va a retorcer la trama? con qué nos va a -desafortunadamente- sorprender ahora? 
Los personajes (incluida la primera persona que lleva adelante el relato) son superficiales, la historia básica es bastante vacua y está plagada de lugares comunes, la trama es confusa e inconexa, el final intrincado y rápido...

Hasta las críticas más halagueñas dan cuenta de este trabajo de escritura desprolijo e incoherente (aunque, claro, ellos lo connotan de otro modo):

"Para algunos, podría tratarse de una novela policial; para otros, de una novela negra. Algunos dirán que se trata de una novela erótica; no faltará quien la califique de costumbrista. Puede que le descubran pimienta de realismo mágico. O travesuras de quien conoce, vive y siente con intensidad a los personajes de su entorno. Contiene algo de cada uno de los aspectos mencionados." 

"Cada escenario se abre con la magia de unas pocas frases. Ninguna página es forzada, pese a sorpresivos golpes de timón". Aguinis en La Nación, acá

"Poco a poco, imperceptiblemente, son aquella soledad y ese empecinamiento en la narración los que ganan el centro de la escena, desplazando incluso a la historia de Genaro y las hermanas Tarzek, cuyo argumento fuerza Birmajer por momentos hasta lo inverosímil, entrampado en la necesidad de atar más cabos de los que pueden ser atados." Revista Ñ, acá

Una novela que intenta un poco de todo y no es buena en nada, se queda a medio camino de muchas cosas. Yo no la recomiendo, fervientemente.

No hay comentarios: