"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

06 noviembre 2012

"Ni de Eva ni de Adán", Amelie Nothomb




Se trata de una novela amena y divertida en la cual se cuentan en primera persona las vivencias (que mucho tienen de aventura) de la protagonista: una joven belga que, tras haber vivido 5 años de su infancia en Japón, regresa ventiañera al país que tanto ama. Allí, y como modo de aprender japonés, coloca un aviso para enseñar francés. Su único alumno es Rinri, un joven rico, refinado y muy particular, con el que naturalmente surge una relación. Todo el libro acompaña el transcurrir ameno de esta relación, así como el develamiento de la cultura nipona (como si de un cursillo introductorio para occidentales se tratara). Los capítulos son breves y están bien delineados, con bastante autonomía. También asistimos a revelaciones personales de Amelie, algunas de ellas, cautivantes como el episodio del Monte Kumotori Yama. La narración es plástica, fresca, simple, con los toques de humor e ironía propios de esta autora y algunas semillitas de reflexión muy bienvenidas (en este caso, sobre las relaciones amorosas).
Una novela autobiográfica perlada de anécdotas humorísticas y singulares (sin que se interne a fondo en el absurdo que caracterizan a otras obras de la autora); un libro sin tensiones que permite realizar una lectura relajada y un viaje express al Japón. Ideal como lectura de verano, mientras se mira el mar o se escucha correr el río.

No hay comentarios: