"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

02 octubre 2012

"Antes de la ventura", Rodrigo Lara

 Se trata de una novela de iniciación que narra las aventuras de un muchacho en ese loco momento de la juventud que precede a la adultez y al "sentar cabeza", y donde todo se percibe como posible. Narrada en  una primera persona, está protagonizada por un muchacho que se dedica al dibujo, apasionado por el land art, virgen, intelectualoide y melancólico. Rodeado de una corte de personajes secundarios desarrolla esta  historia a puro dinamismo y cambio de escenarios. Quizás ese ritmo rápido al presentar distintas vivencias, reflexiones, citas, excentricidades, chascarrillos intelectuales, besos frustrados, reuniones de amigos y anhelos  adolescentes es lo que hace que la obra no se presente bien terminada, con un horizonte definido.
Por más que se trate de un texto breve, a mí se me hizo pesadísimo de leer. Siento que el autor quiso incluir demasiados elementos de color y por eso perdió el eje.  A su vez, me parece que los tiempos narrativos no están muy bien determinados, lo cual resulta confuso y hace difícil que uno empatice con lo contado. Por otra parte, se trata de otra de esas novelas donde se vislumbra una fuerte imagen de autor, textos en los que se percibe con demasiada transparencia que lo contado forma parte del bagaje personal de quien escribe, como una forma de exhibición intelectual, más que como ejercicio genuino del arte narrativo.
No me gustó para nada.

La otra crítica 

No hay comentarios: