"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

28 septiembre 2012

"Huir", Jean Philippe Toussaint


Una novela narrada en primera persona (segunda parte de una trilogía, entre Hacer el amor y Marie)  que relata las peripecias de un personaje del que en ningún momento se sabe mucho. El libro tiene tres capítulos extensos.
"¿Se terminaría algún día con Marie? El verano que precedió a nuestra separación pasé algunas semanas en Shangai (...)". Así comienza la novela de la que se ha dicho "provoca la adrenalina de un relato lleno de escapes, de persecuciones solapadas y, a la vez, un descanso que reposa en las palabras y en la prosa". Lamentablemente, lejos estuve de sentir adrenalina con esta lectura que se me hizo francamente soporífera. Si bien se imponen las ajustadas y plásticas descripciones sobre las que se asienta la historia (trabajo con el que el autor hace honor a su otra ocupación, la de realizador cinematográfico), lo que se cuenta es muy poquita cosa, evanescente como el "huir" del título. Noté la carencia de un sentido profundo, oculto, cautivante, latente, al modo de las obras objetivistas de la Nouveau Roman, que sí sabían decir sin decir y llenar de sentidos las señales y las ausencias. No sé si esto es lo que se propuso el autor al escribir este relato lleno de huecos (y quebrado en dos partes), pero lo que me queda claro es que la historia (que nunca se completa del todo) roza lo trillado, naif y superficial. 
La historia se queda en el ir y venir de los personajes. Un protagonista con mucho de ingenuo y cero profundidad intelectual, la chica linda y seductora, un peligro enigmático y siempre inminente (encarnado en un pseudo villano del que tampoco nunca se sabe mucho, y que no termina de ser cómico), el escenario exótico (Pekín principalmente). Y nada más. 
Sin dudas, estamos frente a un muy buen trabajo de escritura fílmica, pero de cabo a rabo carente de hálito literario para un lector un poco más avezado. A mí me recordó a "Un año", de Echenoz,  ya que quizás el impulso literario que las guía es el mismo, aunque el resultado, completamente opuesto. Una lástima.

De todas maneras, en esto de no recomendar Huir parece que soy la única, ya que se trata de una novela con críticas muy elogiosas, al igual que el autor, muy respetado. Habrá que probar con otro título.

No hay comentarios: