"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

04 diciembre 2011

"Metafísica de los tubos", Amelie Nothomb


Se trata de una novelita cortísima, un tanto difícil de describir sin traicionar la propuesta discursiva de Nothomb.
La primera parte del texto, atemporal, abunda en coloridas sentencias y es un cajón para lo inesperado. Luego, la historia se va situando en un tiempo y espacio determinados: la vida en Japón de una niña pequeña, hija de un diplómatico. Se ejerce con maestría, ingenio y esperable frescura la "mirada del recién llegado", de modo que la muerte, el tiempo y el mundo de los adultos quedan expuestos con acertado humorismo. Asistimos al conocimiento del mundo por parte de una niña que no llega a los tres años y que parece ser, sin embargo (y acaso como todos), Dios mismo.
Una obra amena, muy original, que se lee de una sentada y garantiza momentos de grato disfrute literario.

No hay comentarios: