"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

02 septiembre 2011

"Estupor y temblores", de Amelie Nothomb

 Entretenida narración en 1º persona que cuenta las peripecias de una joven belga que entra a trabajar en una compañía japonesa. La protagonista (que tiene varios puntos de contacto con la autora real), luego de muchísimas pruebas y con un perfil humanístico, termina ubicada en un absurdo puesto laboral de bajísima categoría, donde se convierte en juguete de sus superiores y en víctima de un sistema laboral que no termina de comprender.
Me sorprendió el desparpajo con el que la autora critica a la cultura nipona, de manera muy ácida y sin ninguna clase de filtro. También se incluye un apartado que se extiende sobre la figura de la mujer en este contexto. Lo relativo a las diferencias culturales entre Oriente/Occidente está gruesamente marcado, de una manera quizás un tanto maniquea para mi gusto (aunque intuyo que forma parte de la fábula que se quiere contar, suerte de comedia de ribetes grotescos).
Creo que el punto fuerte de la obra es el humor con el que está narrada, la sucesión de episodios absurdos, esa voz narradora tan fresca. A nivel temático destaco el planteo inteligente sobre las manifestaciones de la inteligencia y sobre la libertad. Por su parte, el personaje de la hermosa Fubuki se destaca del resto del reparto a través de la mirada de la protagonista, que siente una especie de adoración por ella.
Una lectura amenísima para pasar un buen rato.

No hay comentarios: