"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

miércoles, 24 de agosto de 2011

"Las abuelas", de Doris Lessing

Cuatro relatos extensos, de los cuales destaco tres, encuadrados en el género realista y con algunos puntos de contacto, como el tema de las relaciones familiares hacia el interior y con la sociedad.
Como siempre, lo que escribe Lessing resulta interesante, bien estructurado, con buen espesor, capaz de hacernos pasar un excelente momento literario.

"Las abuelas": casi casi una novela corta, una historia sobre dos amigas de toda la vida y los hijos de ambas. Un cuento que engancha, sorprende y provoca. En mi opinión, el mejor texto del libro.
“Victoria y los Staveney”: una historia muy inglesa que refleja a esta sociedad y sus diferencias sociales, a lo largo de la infancia y juventud de su protagonista, una chica de raza negra. Muy ameno.
"Un hijo del amor": en este relato, Lessing aborda el tema de la guerra según su estilo, esto es, sin dramatismo y con un profundo enfoque humano.
"El motivo": relato de ciencia ficción que, en mi opinión, no encaja en la selección (lo dejé apenas comenzado).

Coincido con las palabras de un comentarista anónimo del blog al referirse a las historias de este libro: "entre la ternura y la crudeza, narradas con la maestría propia de Doris Lessing". Aunque valga un consejo: no es el mejor libro como para empezar con esta autora.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A mitad de camino entre la realidad y la fantasía, entre la ternura y la crudeza, narradas con la maestría propia de Doris Lessing.