"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

28 marzo 2011

"El tilo", César Aira

Novela cortita con un ameno narrador en primera persona cuyo juego es parecerse mucho al autor de carne y hueso. Con un tono que tiene algo de inocente y candoroso nos situamos en la infancia de este personaje, en el Pringles de la década del 50, y pasamos por una cadena de anécdotas, algunas de las cuales son muy graciosas y están imbuidas del estilo Aira. A través de este collage de imágenes pueblerinas, se traza un cuadro que hace referencia, de manera fresca y cristalina, al fenómeno del peronismo. La plaza del pueblo con el tilo del título, las vecinas chusmas, el padre electricista, la madre casi enana, la casa familiar que poco se parece a una casa… (imperdible la escena de los bichos canasta). El narrador entra y sale de las escenas evocadas con facilidad, sin ningún norte predefinido, por el solo gusto de contar. Uno se queda con ganas de más.
En lo formal, se trata de un texto que se aleja de la estética surrealista del autor, pero que aún así nos permite advertir su impronta: una prosa salpicada de reflexiones profundas que parecen triviales y viceversa. Ese es el encanto de Aira, hacer que lo que nos rodea se convierta de pronto en algo narrable, imaginativo y filosófico. Siempre usando un tono alejado de toda pretensión, dicho como al pasar.
Leyendo esta obrita, uno quiere creer en la autobiografía y pensar que se acerca un poco al Aira real, a la génesis de esta escritura capaz de ganar fanáticos. Pero ya se sabe: los caminos de la ficción son adorablemente engañosos.

2 comentarios:

David Pérez Vega dijo...

Hola:
Leí este de Aira y Cumpleaños y también me quedé con ganas de más.

Tengo en casa La ocasión de Saer, este año me pondré con él. Ahora estoy con El entenado, que me gusta bastante.

Saludos
David

Lilian B. dijo...

Hola David!
Qué buen libro El entenado!
Yo en cualquier momento saco de la biblio uno más de Aira, a lo mejor me decido por El volante (por suerte hay varios). Yo leí bastantes novelas suyas y nunca me defraudó. Lo que sí me pasó es que saturó un poquito, pero ya oasaron suficientes años.
Saludos desde Rosario!!
L.