"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

23 febrero 2011

La familia de Pascual Duarte (Cela)

Bien conocida es la fama de esta novela, con la que su autor inaugura el llamado "tremendismo", por lo cual no vale la pena que nos explayemos demasiado.
La lectura de estas memorias de Pascual Duarte en 1º persona remite en todo momento al Lazarillo. En lo personal, no logré conmoverme con lo narrado, ya que, al igual que en la picaresca, se filtran un tono de comicidad y un estilo narrativo que no se corresponde con el personaje protagonista, a lo que se le suma una leve sensación de poca credibilidad (no quisiera llamarle "inverosimilitud") sobre las tragedias personales del protagonista. En muchos pasajes, más que una dura determinación del medio parece haber un cúmulo de mala suerte y mucho de circunstancias subjetivas. Explico: se cuenta que el padre de Pascual es alcohólico y violento y se trata de trazar la relación inevitable (determinismo) entre este hecho y la forma de ser de Pascual, los crímenes que comete. Sin embargo, la madre de éste es, en efecto, una mujer egoísta de rasgos perversos (que llega a extremos increíblemente odiosos con su hijo), por lo cual creo que el desenlace podría haber sido el mismo aún cuando Pascual hubiera tenido un padre ejemplar. Y el otro asesinato, el del hombre que prostituía a la hermana y preñó a su (ex) mujer, es buscado por la víctima hasta la ridiculez. La idea que tengo es que para conmoverme con el drama de un individuo atravesado por las influencias del medio, éste debería cometer actos en verdad condenables y no una suerte de reparación de injusticias.
Creo que esta cita de Marañón va en el mismo sentido de lo que intento expresar: "Lo que da aspecto de truculencia a este relato, y esto sí es puro truco, si bien legítimo y bien logrado, es el artificio con el que el autor nos distrae para que no reparemos en que Duarte es mejor persona que sus víctimas y que sus arrebatos criminosos representan una suerte de abstracta y bárbara, pero innegable justicia."
(ver un par de análisis críticos muy interesantes: http://www.xtec.es/~rsalvo/cela/dossier/1.htm)
En definitiva, un texto interesante para pensar los clásicos y sus lecturas.

De esos textos que reconocés que hay que conocer, aunque te hayan gustado poco y nada.

No hay comentarios: