"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

23 febrero 2011

Akhenaton (Naguib Mahfuz)


Una obra amena, entretenida y muy interesante del famoso escritor egipcio.
La novela gira en torno de la figura de Akhenaton (Amenhotep IV), polémico faraón egipcio esposo de Nefertiti y hermano de Tutankhamón, ambos personajes históricos que pasaron a la posteridad con mayor popularidad.
Este faraón "es célebre por haber impulsado transformaciones radicales en la sociedad egipcia, al convertir al dios Atón en la única deidad del culto oficial del Estado, en perjuicio del, hasta el momento, predominante: el culto a Amón. Dichos cambios se desarrollarían a lo largo de varios reinados después del suyo y se detendrían con el fin de la dinastía. Es el primer reformador religioso del que se tiene registro histórico. Con todo, su reinado no sólo implicó cambios en el ámbito religioso, sino también reformas políticas y artísticas." (Wikipedia)
El texto presenta un marco mínimo (joven que se decide a indagar y escribir sobre la vida y accionar de Akhenaton), mediante el cual se accede a los catorce testimonios de personas allegadas al personaje central. Sus amigos, enemigos, parientes, su esposa... cada uno de ellos le expresa de manera sucinta a Miri-Mon (que respeta la 1º persona de cada uno) lo que sabe y lo que vivió; éste maneja lo relatado de manera que no se produzcan superposiciones ni redundancias. De ahí lo fluído de la narración.
De este modo, accedemos a la historia central desde distintos puntos de vista. Lo interesante de la novela es que, si bien el autor (mediante Miri-Mon) termina mostrando una empatía con Akhenaton, el trabajo realizado con las voces narradoras deja abierta la puerta a diversas apreciaciones sobre un faraón que fue realmente singular. Es decir, la multiplicidad de subjetividades que se presenta como material narrativo se encuentra libre de manipulación, de manera que es el lector el que puede elaborar (si lo desea) un juicio personal sobre Akhenaton.
Lo simple y conciso del material presentado, sumado al justo balance de detalles de época, hacen de esta obra un texto muy fácil de leer.
Interesante tratamiento de un tema histórico que nos permite pensar sobre la ética, lo religioso, las relaciones de poder, el amor y, por sobre todas las cosas, sobre la relatividad de las acciones humanas.
Muy recomendable como lectura de verano.

No hay comentarios: