"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

30 abril 2010

"Jorge, el nadador": novela de Leopoldo Torre Nilsson

Sin dudas, la veta de escritor del realizador cinematográfico Leopoldo Torre Nilsson no es la más conocida y sin embargo su escritura aparece como una valiosa muestra de destreza y sensibilidad poéticas.
Su novela breve “Jorge, el nadador” logra capturar la atención del lector de principio a fin, no porque desarrolle una gran historia, sino precisamente por lo contrario: toda la trama, desprovista de altibajos y tensiones, fluye de manera ágil y a la vez disipada a través de la clara perspectiva (y la primera persona) de su protagonista, un joven muy especial, amante del mar, que constituye un personaje singular y muy querible. Acaso la única deficiencia del libro sea cierta indefinición a la hora de encontrar un tono uniforme para la novela, ya que se pasa de una prosa con cierto humorismo muy sutil a episodios abiertamente absurdos cuya presencia resulta un tanto forzada. Creo que si el autor se hubiera volcado de lleno al absurdo, habría podido desenvolverse con soltura; pero en este caso, se ha mantenido en la indeterminación. Más allá de este detalle estilístico, la novela ofrece una fresca reflexión sobre las relaciones humanas en una sociedad que en los 60 ya empezaba a vislumbrarse como alienada. Asimismo, resulta interesante enfrentarse a una Mar del Plata de esos años, a un mismo tiempo lejana y familiar. Plagada de personajes singulares, con el telón de fondo del Atlántico y con una marcada sensibilidad en cada página “Jorge, el nadador” constituye una excelente opción a la hora de una lectura placentera y distendida.

2 comentarios:

Daniel Paredes dijo...

¡Hola, Lilian!
Coincido de principio a fin con tu crítica. Esta novela me encantó, más allá de que se va tejiendo con ritmo tranquilo, sin demasiados sobresaltos. Así la recuerdo, a pesar de que la leí hace varios años. Y me sorprendió la calidad de Nilsson como escritor; un costado que no le conocía.
Un abrazo.

Sabrina Odoguardio dijo...

Es muy interesante la novela, como no la han filmado aún...? Seria un filme 👌 linda apreciación. Saludos!