"La experiencia de la humanidad en la Tierra siempre cambia en la medida en que el hombre se desarrolla y debe lidiar con nuevas combinaciones de elementos; el escritor que quiera ser más que el eco de sus predecesores debe siempre encontrar la expresión para algo que nunca haya sido expresado, debe ser capaz de dominar un nuevo conjunto de fenómenos… Con cada victoria del intelecto humano así, ya sea en historia, filosofía o poesía, experimentamos una satisfacción profunda: hemos sido curados del dolor causado por el desorden, aliviados de una parte de la opresiva carga de eventos que no comprendemos”.
Edmund Wilson

09 abril 2010

“El mico”, Francois Mauriac

Se trata de una novela muy corta, muy ágil y concisa. En ella, se aborda el tema de un niño aristócrata con cierto retraso heredado de su padre (una figura anodina sin voz ni voto), querido por su Fraulein, tolerado por su abuela baronesa y sistemáticamente denigrado por su propia madre, una frustrada burguesa. Aparece también un maestro de escuela comunista, en cierta parte idealizado. Estos personajes son típicos de la obra del autor Nobel, así como también lo son los temas tratados: la indefensión ante el mal, la sordidez moral, la decadencia social, los seres desgraciados e infelices en los cuales brilla una luz de humanidad. Si bien la tesis de la obra es en cierto modo atractiva y se nos presenta cierto delineamiento psicológico de los personajes, no deja de resultar maniquea y simple para un lector contemporáneo, al ahorrarse la profundidad en estas cuestiones. Personajes como el de la madre, en los que tan claramente se encarna el mal, pueden resultar inverosímiles en ciertos pasajes o exagerados. El texto emana tristeza y desesperanza a través de una historia simple llevada adelante por tipos bien definidos y sin matices. El final es propio de esta suerte de historia con moraleja.
Una lectura recomendable si queremos conocer la obra de un escritor de la talla de Mauriac, pero no una novela capaz de generar asombro estilístico o temático para ciertos lectores más exigentes.


NOTA: En una entrevista publicada en 1953, explicaba Mauriac el sentido de su escritura:
“Soy un metafísico que trabaja sobre lo concreto. Trato de hacer perceptible, tangible y oloroso el universo católico del mal. Los teólogos nos dan una idea abstracta del pecador. Yo lo doto de carne y hueso. Cada novelista debe inventar su propia técnica y esa es la verdad. Toda novela digna de llamarse tal es igual que otro planeta, grande o pequeño, que tiene sus propias leyes, así como sus propias flora y fauna”.

2 comentarios:

Yoel Novoa dijo...

El Mico de Mauriac fue una de mis lecturas adolescentes que me marcó para siempre, tal vez por la sublectura que entiende el que lee sin influencias.
Ver el texto aquí, me acerca a la relectura, al entendimiento a través de otro de aquello que me hizo experimentar en carne propia el alma de un imbécil. Es conmovedor.
Por supuesto lo que tatuó mi alma fue Arlt (7locos y lanzallamas). Pero Mauriac y Unamuno, en lo que implica de teatro la literatura, son personajes de Arlt, de mi alma que leyó.

Carola Pizarro Araya dijo...

Leí esta novela a los trece años y debo admitir que su personaje infantil me demolió, por encima de todas las consideraciones de estilo. No he querido revisitarla, treinta años después de una larga indagación en sus obras completas, pero tal vez sea el momento de indagar, no sólo en la obra, sino en esa parte de uno que se queda adherida a sus páginas